La verdadera lección de liderazgo de Steve Jobs

Si en los últimos años hemos asistido a una polémica sobre algún personaje, ésta ha sido acerca de Steve Jobs. Aunque ha sido capaz de crear la empresa más valiosa en este momento, nunca faltan voces en contra de su carácter o lo que de él ha trascendido; son los habituales “si, pero…”

Nadie sin embargo puede negar su talento innovador, su gusto por las cosas bien hechas y la necesidad de dar al usuario una experiencia inigualable. De hecho, éste último es un factor clave que llevó, sin lugar a dudas, a hacer Apple como lo conocemos hoy en día.

Cuando Steve Jobs volvió a Apple en 1997 se enfocó en cuatro elementos: particular y profesional, portátil y pc de mesa. A partir de aquí y a pesar de la influencia que algunos querían ejercer sobre él, trazó su hoja de ruta.

No es un secreto la búsqueda de la belleza y la perfección que perseguía Steve Jobs. Quizás influido por su formación Zen, estaba convencido de que parte de la belleza era la simplicidad, de manera que los usuarios de sus dispositivos pudieran utilizarlos de manera intuitiva. Esto le llevó a controlar el proceso de principio a fin. Puede ser que su personalidad fuera en exceso controladora, pero no es menos cierto que de esta manera ha conseguido llevar a los usuarios a una experiencia antes inexistente.

Esta búsqueda de la perfección trascendió a sus equipos, en los que sólo se permitía trabajar con los mejores. Se ha hablado mucho de cómo, principalmente de manera ruda, trataba a sus ingenieros pero no es menos cierto que también era capaz de hacer que sintieran que eran capaces de conseguir lo imposible. Debi Coleman acepta haber recibido el posible “maltrato” por parte de Jobs pero también se siente como “la persona más afortunada del mundo por haber trabajado con él”. Y no es una excepción.

Sin embargo, si tuviera que elegir uno de los logros de Steve Jobs, sería la combinación de Humanidades y Ciencias. Lo que parecían dos disciplinas irreconciliables se volvieron complementarias en sus diseños. Conectar la creatividad con la tecnología y las artes con la ingeniería fueron, sin duda, un gran logro. Incluso cuando estaba muriendo, quería poner en marcha un proyecto para hacer evolucionar los libros de texto en creaciones artísticas.

El poder mantener estas características tan propias de Steve Jobs, todas o algunas de ellas, pero sobre todo aquellas que imprimen la diferencia a los smartphones, a los pc, etc. es realmente el reto principal del equipo directivo de Apple. Así podríamos imaginar que él aún está ahí para sorprendernos.

Inspired by:

“Steve Jobs”. Walter Isaacson.

“The real leadership lessons of Steve Jobs”. Walter Isaacson. Harvard Business Review.