Cocinar después del trabajo

 

cocinas

(For English text, please, scroll down.)

 

Nuestro ritmo diario suele ser agotador. Tanto que, después del trabajo se nos hace difícil enfrentarnos a la cocina y preparar algún plato sabroso.

Es cierto. No es fácil. Cuando no falta una idea de receta faltan los ingredientes y cuando no, nos falta algo de energía.

Desde hace unos meses me propuse tener una alimentación más equilibrada y por tanto más sana, siendo consciente de que las circunstancias comentadas anteriormente son todas ciertas y se presentaban en mi vida día tras día.

Después de intentar diferentes consejos externos, decidí observarme y ver cómo podía mejorar mi manera de hacer las cosas, en particular de hacer la cena. No hay nada mejor que saber que tienes un área de mejora y tener la voluntad de arreglarlo personalmente. La recompensa es inmensa.

Finalmente, concluí que todo es una carencia en la organización, en general motivada por la saturación en mi vida profesional.

De esta manera, establecí las siguientes rutinas:

Los jueves: decidir las recetas de las cenas y almuerzos en caso de llevarme la comida a la oficina. Hacer lista de la compra.

Los viernes: comprar todos los ingredientes posibles y comenzar las prepararciones o incluso avanzar algunas recetas.

Los sábados: comprar resto de ingredientes (generalmente los más frescos, ya que me gusta ir al mercado bien temprano)

También, algunos días después del trabajo puedo pasar a comprar algún producto de última hora o por si he tenido un cambio en mi idea de menús.

Los menús son sencillos, aprovechando los alimentos de temporada y cocinando recetas que sean sabrosas pero fáciles de hacer y… si, es posible!!

Como todas las nuevas rutinas, al principio cuesta de establecer y de cumplir pero tiene grandes ventajas: además de comer y cenar sana y equilibradamente, el cocinar después del trabajo me da una sensación absoluta de tranquilidad; de alguna manera, el tiempo que necesitan los ingredientes para convertirse en delicia atempera, casi sin que me cuenta, el acelerado ritmo del trabajo que antes me llevaba a casa.

La cocina tiene algo de alquimia no sólo por la parte de transformación de los alimentos en si, si no también por la transformación en los espíritus.

 

English version

Cooking after work

Our daily rhythm is usually tiring. So much so that, after work we find it difficult to face the kitchen and prepare a tasty dish.

It’s true. It’s not easy. Sometimes lack the recipe, other the ingredients and if not, we have not the energy we need.

A few months ago I decided to have a more balanced diet and healthier therefore, be aware that the circumstances discussed above are all true and presented in my life day by day.

After trying different external advice, I decided to watch me and see how I could improve my way of doing things, including making dinner. There is nothing better than knowing you have an area for improvement and be willing to fix it personally. The reward is immense.

Finally, I concluded that everything is a gap in the organization generally motivated by the saturation in my professional life.

Thus, I set the following routines:

Thursdays: deciding the recipes for dinners and lunches, if I should take the food to the office. Making a shopping list.

Fridays: buy all the ingredients and begin preparations if possible.

Saturdays: buy the rest of the  ingredients (usually the freshest, since I like to go to market sooner in the morning)

Also, some days after work I can go to buy a product or last minute if I had to change my idea of ​​menus.

The menus are simple, using seasonal foods and cooking recipes that are tasty and easy to make but … yeah, it’s possible!

Like all new routines, the first hard to establish and enforce but has great advantages: lunch and dinner in addition to healthy and balanced, the cook after work gives me a feeling of absolute tranquility, somehow, the time needed for makings tempers delight, almost unconsciously, the accelerated pace of work previously carried with me home.

The kitchen has some alchemy not only by the transformation of the food itself, but also by the transformation in spirits.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s